lunes, 25 de diciembre de 2017

"La biblioteca de los libros rechazados", de David Foenkinos

En un pequeño pueblo de la bretaña francesa (Crozon) un idealista bibliotecario, Jean-Pierre Gourvec, decide crear un amplio espacio en su biblioteca en el que dar cabida a los manuscritos que fueron rechazados por las editoriales y dar así una salida al menos sentimental a las aspiraciones de las personas que pusieron todo su cariño en escribir esas historias.

Aunque no es una idea del todo original (el propio autor nos indica  la existencia real en Vermont de una biblioteca de este tipo creada a partir del argumento de un libro) Gourvec reúne centenares de manuscritos que, a pesar de sus buenas intenciones y de su inicial éxito, parecen destinados a sufrir el más rotundo abandono y olvido. Pero Gourvec no desiste y decide conservar la biblioteca que da título a esta novela hasta su muerte.


Ése es  nuestro punto de partida, y ya con el ideólogo de la biblioteca desaparecido conoceremos a Delphine, una editora parisina con buen olfato para lanzar relatos que consiguen un aceptable recibimiento y su marido Frédéric, un escritor cuya primera novela (en la que había puesto muchas esperanzas Delphine) no obtuvo el éxito que se esperaba. Entre ellos se produce una especie de crisis en la que parece haber desaparecido la inspiración de la mente de Frédéric.

Tal vez sea buena idea para ellos retirarse unos días a la Bretaña francesa. Ahí, en Crozon, empieza una aventura desconcertante en cuanto uno de los manuscritos que se encuentran en la Biblioteca de los libros rechazados es leído por Delphine. Lo presenta en su editorial y consigue que sea publicado. Es un éxito inmediato y la sensación literaria de la temporada y sin duda de los últimos años. Sin embargo, "Las últimas horas de una historia de amor", escrita por un tal Henri Pick, también despierta una serie de interrogantes que iremos desgranando página a página.

Leer a David Foenkinos es, para mí, una experiencia diferente. Tiene frescura y busca sin descanso la originalidad, sin descuidar el que la lectura sea ágil. Es complicado encontrar similitudes entre su éxito más rotundo, "La delicadeza", y los posteriores "Charlotte" (un libro estupendo también) y el que nos ocupa hoy más que, como decía, el que el autor busca que sean lecturas diferentes entre sí y respecto a la mayor parte de los libros que podemos encontrar a la venta en la actualidad.

Además, desde la primera página "La biblioteca de los libros rechazados" me parece un homenaje a la Literatura y a los lectores. Nos muestra una (no exenta de humor) visión del mundo editorial que no puede estar muy alejada de la realidad. También nos hace pensar en lo aleatorio que puede ser que un libro sea o no un éxito en el mundo que vivimos actualmente, en el que marca el ritmo las redes sociales y en el que en cuestión de unos días un libro se puede convertir en imprescindible y dos días más tarde en pasado de moda.

En definitiva, creo que con este libro Foenkinos nos regala una golosina para los lectores contruida en forma de una acertada mezcla de thriller (la traducción literal del título hubiese sido "El misterio Henri Pick") y comedia sin descuidar la habitual mirada melancólica al interior de las personas y de las parejas. Una golosina que degustaremos mientras disfrutamos de una narración divertida y adictiva, en la que hay tiempo para ir recogiendo perlas en forma de (para mí deliciosas y que engrandecen la lectura) curiosidades literarias. Recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario