martes, 7 de enero de 2014

"El pabellón de oro", de Yukio Mishima

La acción de este libro tiene su base en un hecho que tuvo una tremenda repercusión en la sociedad japonesa de los años cincuenta del siglo pasado: el incendio (provocado) que logró destruir el carismático templo budista llamado “Pabellón de oro” (Kinkaku-ji, construido en 1397), perteneciente al monasterio de Rokuonji, en la nipona ciudad de Kioto. El incendio ocurrió en 1950, y cinco años más tarde se reconstruyó dicho templo.

El narrador y protagonista de la novela es Mizoguchi, un poco agraciado joven que sufre tremendamente por la tartamudez que impide prácticamente una comunicación normal con los demás. Mizoguchi nos narra sus orígenes (hijo de un humilde y enfermizo monje), y cómo pasó la mayor parte de su infancia lejos de su familia, con la obligación de vivir en casa de su tío por la cercanía de la escuela.

Conoceremos hechos que van haciendo mella en su carácter, un carácter cada vez más introspectivo, y cada vez más aislado de su entorno. También nos contará cómo su padre intenta inculcarle el amor que siente por la belleza pura del “Pabellón de oro”, objeto de deseo y máximo exponente del modelo de belleza que lleva apreciando toda su vida.

Una vez que su padre cae gravemente enfermo, hace valer su amistad con Tamaya Dosen, el prior del monasterio de Rokuonji, en favor de su hijo. Gracias a ello, tras la muerte del padre Mizoguchi es acogido por el prior, y es ordenado bonzo. El propio prior se encargará de costearle los estudios en la Universidad de Kioto, poniendo a su alcance unas oportunidades que jamás hubiese soñado. Poco a poco su ambición pasará a ser el convertirse algún día en el heredero del prior, para en un futuro poder suplirlo en su cargo.

No obstante, la oscuridad de sus pensamientos y su lucha contra sus propios demonios hará que dichas posibilidades se vayan diluyendo una a una, mientras una idea se va fijando en su mente como alivio de todos los complejos que lo atenazan.

Como decíamos al principio, Yukio Mishima toma como narrador a un personaje que vivió los hechos que acabaron con el Pabellón de Oro desde el interior del monasterio, y desarrolla la personalidad de este individuo dotándolo de multitud de matices y complejidad.

Sin embargo, el argumento del libro es quizás lo menos importante de lo escrito en él. La importancia reside en cómo es capaz Mishima de transmitir los fantasmas internos del personaje… reside en cómo es capaz de describir la belleza que alcanza a contemplar el hombre… reside en cómo es capaz de transmitirnos tradiciones y ritos japoneses como si los estuviésemos viviendo y como si los hubiésemos vivido desde siempre… reside en cómo es capaz de imprimir belleza en su prosa hasta convertirla en poética dotándolo de un lirismo desbordante… reside en cómo el autor trasladó su genial intelecto dándole un valor incalculable a sus páginas…


Como ocurre con la mayor parte de la obra de Yukio Mishima, “El pabellón de oro” está lleno de todos estos ingredientes,  mezclados de manera magistral para regalarnos una lectura pausada y deliciosa, en la que  el qué cuenta es menos importante que el cómo lo cuenta. Por supuesto, este libro también es una estupenda oportunidad para que el lector que todavía no se adentró en el mundo Mishima pueda disfrutar de la prosa de uno de los grandes escritores de los últimos tiempos.

7 comentarios:

  1. Pues habrá que tenerlo en cuenta, porque me llama la atención lo que cuentas, besotes

    ResponderEliminar
  2. No lo conocía, creo que sería una lectura interesante... Lo ficho =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Mi libro favorito!!, creo que haz dado en el clavo en tu comentario sobre el, muy por arriba de los que están dando vueltas por internet...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan! Me alegro de que te haya gustado, y también es uno de mis favoritos. Gracias por la visita!

      Eliminar
  4. Pues acabo de leerlo y es un libro excelente ! Suscribo plenamente tus comentarios . . .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita, y me alegra que te haya gustado.

      Eliminar