viernes, 1 de enero de 2016

"Muerte tras las cámaras", de Alicia G. García

El programa de telerrealidad “La cárcel” es una de las apuestas televisivas de la temporada que promete copar los índices de audiencia. Dicho programa consiste en el encierro voluntario de un grupo de jóvenes cuidadosamente seleccionados por la productora para atraer al número mayor de espectadores, que querrán saber más sobre las vivencias de dichos jóvenes, sus amistades y sus conflictos, y que con sus votos decidirán quién llega al final de la convivencia y quién deberá abandonar las instalaciones. Cada uno de los concursantes ocupa a diario una celda en la que está restringido el contacto con el exterior en todos los aspectos.

En un entorno tan controlado y  rodeado de cámaras que graban prácticamente cada detalle de lo ocurrido sucede un hecho inesperado: una de las concursantes aparece muerta en su celda, aparentemente sin signos de violencia que hagan sospechar que no fue una muerte natural. A partir de ese momento se inicia una carrera hacia adelante en la que priman los intereses de la productora del programa, que no está dispuesta a dejar pasar los ingresos publicitarios e intenta que dicho fallecimiento salga a la luz.

Para evitar perjuicios que afectarían a la emisión o que incluso provocarían la cancelación del reality show, se inicia una investigación policial lastrada por el secretismo de los hechos, ya que públicamente se afirma que la concursante está ingresada en un hospital sin diagnóstico claro. El encargado de la investigación es el subinspector Rodrigo Arrieta, y de su mano iremos avanzando en una trama que a buen seguro nos sorprenderá.

Con este atractivo argumento nos presenta su nueva novela la escritora Alicia G. García, de la que ya hemos comentado su anterior trabajo para los lectores adultos: “Y por fin, el silencio”. Desde la primera página nos daremos cuenta de que es una lectura ágil y altamente adictiva, en la que la investigación se ve entrelazada con las relaciones personales entre los personajes principales, y con un lenguaje incisivo y atractivo nos presenta los entresijos del programa y nos ofrece con tino los matices de la personalidad de los personajes principales.

Esa mezcla de ingredientes que nos proporciona por un lado la intriga que contiene la investigación (que la autora nos va proporcionando en dosis justas para no hacer al lector rehén de la misma), por otro lado los primeros pasos de la historia de amor que agita la vida del protagonista y que hace que ésta se llene de ilusión de una manera que nunca ha vivido y por último las visitas al pasado que nos trasladan a un mundo muy lejano del actual hacen que la narración no decaiga en toda la novela.


Alicia G. García es una autora a la que hay que seguir la pista, ya que sin la promoción que proporcionan las editoriales conocidas es capaz de crear novelas como esta última, que no desentonarían en las librerías al lado de libros con grandes campañas a sus espaldas y escritos por autores cuyo nombre vende libros por sí solo, y que en algunos casos no son capaces de mantener al lector tan atento como yo he permanecido durante cada una de las páginas de “Muerte tras las cámaras”, libro en el que he encontrado entretenimiento y buen hacer en grandes dosis.

1 comentario: