jueves, 16 de julio de 2015

"La hierba amarga", de Marga Minco


Marga Minco es el pseudónimo utilizado por la escritora y periodista holandesa Sarah Menco, autora muy reconocida en su país, y haciéndose eco en su obra de las vivencias personales que marcaron su existencia. “La hierba amarga” es un título que hace referencia a la cena que celebra el pueblo judío la noche anterior a su Pascua, como recordatorio perpetuo de las duras condiciones que sufrió dicho pueblo en el Éxodo y el peregrinaje por el desierto, historia ampliamente conocida.

Marga pertenece a una familia judía, y dicha procedencia supuso especialmente durante la Segunda Guerra Mundial un sinónimo de persecución. En este libro nos narra la persecución que sufrió su propia familia, cómo fue naciendo entre sus propios compatriotas y cómo fue luego sufriendo la invasión alemana de los Países Bajos, que terminó con la desaparición de la familia de Marga con la única excepción de ella misma.

Partiendo de que es una historia mil veces contada, y en numerosas ocasiones por personas que lo sufrieron en sus propias carnes, no por ello deja de impresionar y de ser un documento extraordinario, que invita a reflexionar sobre el comportamiento humano. 


En estas líneas Minco nos ofrece en pequeñas píldoras momentos que va recordando desde la distancia, huyendo de la recreación de los momentos más sobrecogedores, y tomando un punto de vista entre la inocencia, el sentimiento de culpabilidad (a mis ojos Marga sufre en el momento de escribir el libro ese mal por ser a la postre la única superviviente) y el optimismo que demostró la familia en todo momento, que contrasta con el punto de vista del lector, conocedor hasta la saciedad del futuro que le esperaba tanto a la familia como a todos sus conocidos.

Sirva como ejemplo del tono del libro y del optimismo con el que la familia asumió su presente y su probable futuro el capítulo en el que el padre abre un paquete con una cantidad importante de estrellas judías que, según la ley, habían de coser cada uno en su ropa, y la preocupación que genera entre ellos si esa estrella resulta bien rematada y colocada.

Es un libro corto, extremadamente corto, con capítulos igualmente breves, que invitan a ser leídos de una sentada, y que probablemente dejará un vacío en el lector, por los hechos rememorados (aunque como decíamos sin recrearse en momentos morbosos) y por el vacío que a todas luces siente la narradora y protagonista de la historia.


Aunque en Holanda fue publicado en 1957, en España hace poco tiempo que está disponible, y lo podemos encontrar en la fabulosa “Libros del Asteroide”, una editorial que, si no existiese, habría que inventar. En sus tan solo 10 años de vida, esta editorial independiente bucea en las bibliotecas de otros países buscando joyas que no han llegado al nuestro, y proporcionando con ellos lecturas de calidad que faltaban en nuestras estanterías. (puedes consultar la reseña de "Una temporada para silbar" de la misma editorial)

1 comentario:

  1. La verdad es que Asteroide tiene unos libros muy interesantes. No me puedo creer que no haya leído ninguno. Hace tiempo estuve a punto de comprar Melisande, un libro sobre sueños... Un saludo.

    ResponderEliminar