viernes, 29 de mayo de 2015

"Veinticuatro horas en la vida de una mujer", de Stefan Zweig

Un apacible período vacacional en la Riviera a principios del siglo pasado se ve alterado por un suceso que disolverá la calma en el alojamiento, y es el desafortunado hecho de que Mme. Henriette, respetable esposa de un adinerado comerciante, y dedicada madre de dos niñas, ha desaparecido.

En pocas líneas nos enteramos de la verdadera naturaleza de la desaparición: la hasta entonces socialmente correcta Henriette se ha fugado con un joven francés alojado en la misma pensión al que conoció el día anterior, y por el que decidió abandonarlo todo. El ultrajado marido recibe la carta de despedida de su esposa de mano una de las trabajadoras. A partir de ese momento se produce un juicio social en la pensión, en la que todos los huéspedes excepto uno  expresan su descontento con el comportamiento de la mujer. Precisamente el único defensor de que la mujer haya decidido sucumbir a sus sentimientos eligiendo la pasión a una vida de contención y sufrimiento es nuestro cabal narrador.


Esa figura de narrador se convierte en analista de los sentimientos de Henriette, y a la vez actúa de abogado defensor ante los fiscales que representan el resto de inquilinos. El hecho de adoptar esa postura hace que Mrs. C., una anciana también alojada en la pensión, lo tome en consideración como interlocutor de una historia similar que le sucedió a ella decenas de años atrás, y le cuenta (nos cuenta) con todo detalle esas veinticuatro horas que llevan atormentándola una vida, y gracias a ello identificar los sentimientos que le ha generado ese fatídico día durante tantos años.


Con la maestría habitual del genial escritor austríaco, y con la celeridad habitual también (con sus libros suelo zambullirme en la historia en dos o tres páginas) nos adentramos en la historia de Mrs. C., y su irrefrenable afán de rescatar a un hombre desconocido de las garras de la desesperación. Sin necesidad de juzgarla (del mismo modo que evita hacerlo el narrador) asistimos a una veraz reconstrucción y al mismo tiempo descubrimiento de los sentimientos surgidos en ella en ese día clave en su existencia, consiguiendo con ello evitar las trampas que el subconsciente ha ido poniendo en su camino.


En pocas páginas (poco más de 100) consigue Zweig introducirnos de nuevo en su mundo, un mundo en el que los sentimientos son desgranados con artesana mano, como cincelados hasta construir una obra de arte en la que es más importante el análisis psicológico que los hechos narrados. Al mismo tiempo nos anima a que nos planteemos realizar una reflexión y que cada uno de nosotros saque una conclusión sobre cada uno esos hechos. Capaz de describir el rostro de la desesperación en la figura del hombre del casino (la situación del hombre desesperado bajo una lluvia intensa es inolvidable) como nadie, así como la pasión que envolvió a Mrs. C. en un momento de su vida  ("No hay cosa más insoportable que pasar toda una vida obsesionada por un solo punto, por un solo día de existencia").

Como todos los libros escritos por el desafortunado autor austríaco (¿te apetece leer su curiosa biografía) está cuidado con mimo, con intensidad, y con la buena mano de uno de los grandes escritores del siglo pasado. Es una manera perfecta de probar con la obra de un autor poco (mucho menos de lo merecido por su talento) conocido y que está esperando a deleitar a futuros lectores, que  puede ser que desconozcan sus minuciosas y brillantes biografías, u obras tan acertadas como "Carta de una desconocida" o "Novela de ajedrez".

8 comentarios:

  1. UN libro precioso. Tengo pendiente seguir con mas libros del autor. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Lo es, un autor imprescindible. Besos

      Eliminar
  2. Tengo muchas ganas de leerlo, es un autor que me encanta y no me canso de recomendar =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Me pasa lo mismo, desde que lo he descubierto es una de mis primeras recomendaciones. Gracias por la visita. Besos

    ResponderEliminar
  4. Daniel una excelente entrada de otro de los maravillosos libros de Zweig. Tiene un arte maravilloso para hilvanar sus historias al son de una literatura poética.Solo leí la biografía supuesta de "Maria Estuardo" y me parecio extraordinariamente brillante.Gracias por la recomendación, seguiré leyendo a este autor. Un gran abrazo y beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carmen. Gracias por leerla y estoy de acuerdo contigo: tiene un arte inolvidable, cualquier cosa que escribió es una muestra de ello. Besos Carmen

      Eliminar
  5. Me encanta este autor... solo he leído Carta de una desconocida y me fascinó. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues has de probar con otros, no tiene desperdicio. Muchas gracias por la visita. Un beso

      Eliminar