sábado, 9 de noviembre de 2013

Liberar un libro.

El acto de liberar un libro consiste en depositarlo en un sitio en el que pueda ser localizado con facilidad por un futuro nuevo y desconocido lector. El altruista gesto suele proporcionar a la persona que lo libera una buena dosis de satisfacción, emoción por lo desconocido e incertidumbre por el futuro de su libro.

Esta costumbre está adquiriendo mayor relevancia con el paso de los años, dando una nueva utilidad a un libro que probablemente estaba olvidado en una estantería y al que se le sacará provecho y, quién sabe, podrá ayudar a alguien que tiene dormido el hábito de leer a recuperarlo.

El origen de este movimiento lo encontramos en marzo de 2001, cuando a Ron Hornbaker se le ocurrió adaptar la costumbre de WheresGeorge.com (que se dedicaba a hacer un seguimiento por todo EEUU de billetes), al mundo de los libros.


Unas semanas de intenso trabajo dieron como resultado la página web Bookcrossing.com, que es considerada el germen y el movimiento más multitudinario en cuanto a la liberación de libros se refiere. La publicación en marzo de 2002 de un artículo referido a Bookcrossing en la revista Book supuso el espaldarazo que la llevó a convertirse en una especie de biblioteca virtual con más de diez millones de libros en unas estanterías repartidas a lo largo y ancho del planeta.

El funcionamiento de Bookcrossing es bien sencillo: una vez registrado, puedes dar de alta el libro que tienes intención de liberar; al darlo de alta, obtienes un código (BCID) con el que podrás seguir el viaje que emprenderá tu libro. En el interior del libro colocas una etiqueta con dicho código y las instrucciones para conocer más detalles sobre él. En el exterior una etiqueta indicando que es un libro liberado.

Si, por el contrario, eres el afortunado descubridor de un libro liberado, puedes utilizar el mimo código BCID para localizarlo, conocer el origen del libro, y compartir tu opinión sobre él. Una vez leído, puedes volver a liberarlo y que siga su literario viaje.

Además de Bookcrossing, surgieron en los últimos tiempos multitud de movimientos similares, tanto referidos a liberaciones individuales como a liberaciones masivas de libros, que suponen un acicate para los millones de amantes de la literatura que se inician en esas prácticas. Estos movimientos son vistos como una oportunidad de compartir entre todos opiniones sobre sus lecturas y, a la vez, una buena forma de aumentar el número de libros al que se tiene acceso.  


Por mi parte, he de decir que acabo de liberar mi primer libro (“Crónica de una muerte anunciada”, de Gabriel García Márquez), y ha sido una experiencia tan satisfactoria que sin duda repetiré en numerosas ocasiones. 

Quizás con todas estas iniciativas se consiga reducir a la mínima expresión o incluso erradicar la deplorable e inexplicable costumbre que existe de deshacerse de libros depositándolos directamente en el contenedor de reciclaje de papel.

10 comentarios:

  1. Practico esta modalidad ya hace varios años. Una amiga de la universidad fue la que me lo enseñó y en buena hora, ya que no sólo he donado muchos libros para que puedan ser leídos por otras personas; además he tenido la fortuna de poder leer muchas y buenas obras que alguien liberó con el mismo propósito.
    Muy buen post, Daniel!!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me estoy iniciando, pero sin duda voy a disfrutar con esas prácticas, y espero encontrarme con alguna joya también... Gracias y saludos!!!

      Eliminar
  2. Ayer seguí por Facebook tu liberación de "Crónica de una muerte anunciada" y me pareció genial, pero totalmente superada con esta magnífica entrada.
    Me parece una maravillosa iniciativa!
    Creo que para este nuevo año, que ya tenemos a la vuelta de la esquina, uno de mis nuevos propósitos será la liberalización de libros!!!

    Gracias por compartir la experiencia!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tus palabras, Cristina, y me alegro de que te animes a sumarte a ello!!! Gracias!!!

      Eliminar
  3. Mirando en la página Web de Bookcrossing, he visto que el libro está en buenas manos:

    " Encontré el libro ayer día 8 de noviembre sobre las 8.30 de la tarde. Salía de trabajar e iba andando con una amiga hacia el Centro Comercial de Narón. Estaba dentro de un sobre de plástico apoyado a una pared de la entrada del ayuntamiento. Me acerqué por curiosear y cuando vi lo que era me hizo muchísima ilusión. Hacía frío pero aun así nos quedamos en la calle, lo sacamos del sobre y miramos en el interior qué había. Estamos encantadas de haberlo encontrado.
    Leí el libro varias veces, por placer y por obligación (soy licenciada en Filología Hispánica) y me gusta, nos gusta a las dos.
    Ahora mismo no lo voy a leer, tengo muchas otras lecturas pendientes, por tanto lo voy a ceder.
    Este libro está empezando su viaje, espero que en el camino mucha gente lo encuentre, lo lea, lo disfrute y lo cuide.
    Espero que caiga en manos de quien lo aprecie.
    ¿Feliz lectura! "

    ResponderEliminar
  4. Pena de cárcel para los que depositan libros en el contenedor de papel con la de bibliotecas de barrio que hay por todos lados y que aceptan donativos. Me encanta tu entrada

    ResponderEliminar
  5. ¿A la papelera? ¡Por Dios, que crimen! Yo los llevo a la Bilbioteca Municpal

    ResponderEliminar
  6. Tenemos una nueva anotación de este libro.. sigue su viaje: "Le cedí el libro a Laura, lo releyó y lo dejó a las puertas de la piscina municipal de Oleiros. Alguien lo encontró por que al día siguiente ya no estaba. Espero que lo disfrute y nos lo haga saber."

    ResponderEliminar