viernes, 17 de mayo de 2013

A título póstumo.


El nombre de Max Brod (escritor, compositor y periodista checoslovaco de primeros del S XX) es un nombre que probablemente a la mayoría de nosotros no nos diga gran cosa. Sin embargo, la forma en la que Max traicionó a uno de sus amigos, le hizo tener un hueco en la historia. Nos referimos al encargo que recibió en 1924 como albacea en el testamento de su amigo, que le solicitaba que destruyese todos los manuscritos que permanecían en su poder, para evitar que fuesen publicados.

La destrucción debía de realizarse en una hoguera en un acto con cierta solemnidad en las instalaciones de un castillo. Max no sólo hizo caso omiso a dicho encargo, sino que se encargó personalmente de que la mayoría de ellos fuesen publicados. Entre ellos se encontraban obras como “El proceso”, “El castillo” o “Carta al padre”. Gracias a ello, el escaso éxito que había tenido el autor en vida, fue aumentando hasta convertirlo en uno de los más reconocidos autores del siglo pasado. Se trata de Franz Kafka.

Si tenemos en cuenta que, además de a Max, Kafka también pidió a su compañera sentimental, Dora Diamant, que destruyese los manuscritos que permanecían en su poder, nos daremos cuenta de que la tentación de no cumplir con el encargo era una sensación muy extendida. Efectivamente, Dora conservó en secreto la mayor parte de dichos papeles, que se trataban de los últimos escritos del autor, destruyendo una mínima parte. Sin embargo, la confiscación realizada a esos valiosos documentos por parte de la Gestapo en 1933, nos hizo perder la pista de la etapa final de la obra de Kafka.

La historia de esa traición todavía colea en nuestros días, ya que en 1968 se produjo la muerte de Max Brod, y éste legó a su secretaria y a la vez compañera sentimental todos los escritos originales. Ester Hoffe consiguió vender el manuscrito original de “El proceso” por unos dos millones de dólares, guardando con gran celo el resto de documentos. Sus hijas y herederas se encuentran en la actualidad negociando la venta de la mayoría de los manuscritos restantes, aunque todavía no decidieron cuál es el mejor postor entre varios países, como Alemania e Israel. Esta historia tiene un enorme grado de curiosidad, y resulta complicado resistirse a realizar la broma fácil de definirla como una situación “kafkiana”…


Todo ello nos lleva a reflexionar sobre la conveniencia o no de rescatar manuscritos que fueron en su momento rechazados por el autor, ya que quizás el propio escritor pensaba que su publicación podría llegar a desvirtuar el conjunto de su obra. Así que el llegar a publicar, conservar como un tesoro, o, afortunadamente el caso menos numeroso, destruir los manuscritos legados por un autor fallecido, puede convertirse en una complicada decisión.
No sabemos si fue complicado tomar dicha decisión para nuestro siguiente protagonista. Se trata de un portero de edificio del barrio neoyorkino de Brooklyn. En dicho edificio vivía el escritor nacido con el nombre de Truman Streckfus Persons, y que adoptó el apellido Capote del segundo marido de su madre. El autor, una vez logrado el éxito y con ello el aumento de sus finanzas, decidió mudarse al exclusivo barrio de Manhattan. En la mudanza a su nuevo hogar, varias cajas embaladas fueron abandonadas en el edificio de nuestro portero. Capote le hizo el encargo de que se ocupase de que el camión de recogida de basura se llevase las cajas esa misma noche. El portero, en un arranque de originalidad, optó por no destruir ninguna de ellas, y conservarlas hasta su muerte. Uno de sus herederos, al comprobar la autenticidad de escritos, fotografías y cartas, se dio cuenta de que se encontraba ante una sustanciosa fuente de ingresos.

Entre los manuscritos conservados y subastados en la renombrada casa de subastas Sotheby´s, se encontraba una novela sobre una joven neoyorkina que se queda sola en casa mientras sus padres realizan un crucero. Es la primera novela escrita por Capote, comenzada en 1943 y que le ocupó durante 10 años. Ese manuscrito fue publicado en 2006 con el título “Crucero de verano”.

No se trata ni mucho menos del mejor libro de Capote, y nos vuelve a poner en la duda de la carencia de ética del que hace caso omiso de los deseos del autor. De hecho, en una entrevista, ante la pregunta de si se había deshecho de algún escrito del que no estuviese orgulloso, respondió afirmativamente y se refirió a la novela que creía definitivamente destruida en estos términos: “En parte era una novela bastante dramática y muy divertida. Aunque tenía un desenlace trágico. Pero tenía algo que me molestaba. Y un día la destruí precipitadamente. Sabía que si no lo hacía terminaría publicándola. Y pensé que era mejor no publicarla…”

Pese a ello, es difícil para muchos resistirse a la revalorización que adquiere la obra de un autor tras el momento de su fallecimiento, y los enormes beneficios que ello conlleva.

En caso diferente encontramos a escritores que no obtuvieron un gran éxito en vida y que, tras su fallecimiento, se  convierten en celebridades. Entre ellos nos encontramos con Karl Stig-Erland Larsson, periodista sueco que publicó varios libros de investigación sobre grupos de extrema derecha, lo que lo convirtió en un personaje incómodo para estos grupos y en objetivo de ciertos fanatismos, entre ellos grupos religiosos. También fue fundador de la organización Expo, dedicada a denunciar comportamientos antidemocráticos y racistas en la sociedad sueca. Además de ello fue el encargado de dirigir una pequeña publicación que compartía nombre con la organización, “Expo”.

Como entretenimiento y para evadirse de tanta tensión, Karl comenzó a escribir novelas policíacas en el año 2001, y  años más tarde presentó a un amigo editor los dos primeros volúmenes de una trilogía que tenía perfectamente planificada. En 2004 consiguió entregar el tercer libro de la trilogía. Días después, y a consecuencia de un fallo cardíaco, fallece a los 50 años.

Así pues, Stieg Larsson no participó en ningún momento del espectacular y meteórico éxito que obtuvo su saga “Millenium” y sus cientos de millones de lectores. Se dice que incluso en algunas presentaciones de libros se reclamaba una sesión de fotos del autor, algo evidentemente imposible de realizar. Todo este éxito, eso sí, produjo verdaderas batallas en el reparto de la herencia de un autor que, una vez acabada su vida, se convirtió en mito.

Este último se trata de un ejemplo en el que no se viola ninguna norma ética al publicar los manuscritos, ya que el deseo del autor se dirigía a la publicación de su obra. Junto a él nos volvemos a encontrar con un viejo amigo y habitual en estas páginas, nada menos que el irónico John Kennedy Toole, al que los numerosos rechazos recibidos en las editoriales en sus intentos de publicación de “La conjura de los necios” llevaron a una depresión que concluyó con su suicidio. El empeño de su madre, que gastó todas sus fuerzas en que ese escrito no acabase en el olvido, otorgó a John un merecido éxito y reconocimiento años después de su muerte, además de un póstumo Premio Pulitzer. Agradecidos estamos a la perseverante Thelma.

Volviendo por el contrario a la clásica última voluntad no cumplida, Vladimir Nabokov, en sus últimos días de vida en el año 1977, ordenó que el libro en el que estaba trabajando  fuese destruido si no llegaba a concluirlo. Tras más de treinta años en la encrucijada de decidir si cumplir o no dicho deseo, su hijo Dimitri decidió que era hora de publicar “El original de Laura”, contradiciendo finalmente a su padre, y logrando un rotundo éxito de ventas en su país. Además de dicho éxito, también obtuvo el desprecio general de la crítica literaria, que le afeó el hecho de publicar un libro inacabado.

En definitiva, seguramente lo más correcto es hacer caso a la voluntad del autor en el momento de su muerte. Además de ello, y contradiciendo lo anterior, hemos de agradecer a algún  desobediente el no habernos privado de ciertos libros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario