sábado, 23 de febrero de 2013

Receta de éxito.


A través de la escritura, algunos autores son capaces hacernos sentir lo escrito como si formásemos parte de ello. Por medio de precisas y preciosas descripciones, asistimos a paisajes y escenarios como si estuviesen ante nuestros ojos, deleitando con ello nuestros sentidos de la vista y del tacto, y siendo parte fundamental del estilo narrativo de muchos escritores.

Hay también creadores que son incluso capaces de poner en funcionamiento nuestro sentido del olfato, y una de las mejores pruebas de ello es la cantidad de aromas agradables y otros tantos desagradables con los que Patrick Süskind nos introdujo en el “Evanescente Reino de los olores”, olores que el protagonista Jean-Baptiste Grenouille es capaz de sentir con mayor intensidad que los demás, y cuya historia nos es contada en  “El perfume”, convirtiéndolo en un Best Seller dotado con una buena dosis de originalidad, y que perduró en las listas de los más leídos en los años ochenta y noventa del siglo pasado.


De un modo menos habitual, aunque no menos original, también podemos deleitar nuestro sentido del gusto (generalmente acompañado también del olfato y la vista) gracias a autores que nos hacen partícipes de la elaboración de ciertos platos culinarios, traspasando las páginas con aromas y sabores.

El primero que me viene a la mente, (y seguramente a muchos de vosotros también), es la maravillosa historia de Tita, una joven mejicana y sus amores imposibles en su país de nacimiento, en una época en la que la tradición no le permitía ser feliz, y cómo es usada la cocina para transmitir emociones, empezando cada capítulo con la preparación de un plato diferente que hace singular la narración. Estoy hablando de la exitosa novela de Laura Esquivel, “Como agua para chocolate”, que sirvió de guión para una hermosa película con la que también comparte  nombre.

Otro libro en el que las recetas llegan a integrarse hasta llegar a formar parte de la trama y que, además, llega a conseguir gran aceptación por parte de sus lectores, es “Tomates verdes fritos”, de Fannie Flagg, en el que Evelyn descubre, gracias a la anciana Ninny, la historia de las vivencias de Idgie y Ruth, en un pequeño pueblo de Alabama, Whistle Stop. También se hizo una adaptación cinematográfica (por cierto, posiblemente se ha convertido en una de las películas más emitidas en TV) que, como es habitual, no hace honor a la novela…

La exitosa escritora chilena (aunque nacida en Perú) Isabel Allende también se dejó llevar por el amor a la cocina; publicó en 1997 la novela corta “Afrodita”, en la que se suceden diversas recetas en las que el amor y la libido y los alimentos afrodisíacos tienen cierta importancia. Hay que decir de esta novela que fue una gran ayuda para la escritora, ya que el sumirse en el proceso de escritura le ayudó a disminuir la enorme tristeza que provocó la muerte de su hija.

Además, existen innumerables libros de diferentes épocas y de dispares temáticas que nos muestran recetas y técnicas culinarias en sus páginas, y entre ellos nos encontramos con “Don Quijote de la Mancha”, “Los tres mosqueteros”, “Sherlock Holmes”, “Kim de la india”, “Moby Dick” “Cien años de soledad” …

En todos ellos, de alguna manera, el escritor nos invita a saborear los diferentes manjares, provocando, como decíamos, a los sentidos de la vista, gusto, tacto y olfato, transportándonos a una mesa y convirtiéndonos en apacible comensal.

Del mismo modo, las sensaciones que nos hacen vivir los libros pueden ser rememoradas cuantas veces consideremos necesario si nos decidimos a desarrollar las diferentes recetas en nuestra propia cocina. Eso sí, contemplando siempre la recomendación de optar por una moderación innecesaria a la hora de la lectura…

8 comentarios:

  1. 'Cocinada' por ti cualquier receta parece apetecible,sigue deleitandonos con estas exquisitas entradas!.
    Pilar.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Pilar, es un honor que leas lo que escribo!!

    ResponderEliminar
  3. Cierto! cuando leí "La sonrisa de las mujeres", me alegre muchísimo de ver anotadas las suculentas recetas que acompañaron a los protagonistas en sus citas... También recuerdo "Como agua para chocolate", que las recetas podían transmitir las sensaciones que en el momento de su creación la cocinera sentía... Muy interesante Daniel!!! (como siempre)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mar, "La sonrisa de las mujeres" no lo leí, pero "Como agua..." parece que hay páginas que se puedan comer...

      Eliminar
  4. Otro libro lleno de recetas, olores y sabores que parecen saltar de las páginas es "La casa de los amores imposibles". Buenísima reseña Daniel !

    ResponderEliminar
  5. Pues tampoco conocía ese libro, Manuela... Queda apuntado...Gracias por la visita !!!

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado. En esta línea de olores, sabores, sentidos al fin y al cabo, recuerdo con especial deleite "La señora de las especias" de Chitra Barnejee Divakaruni, que nos transporta desde el exotismo del uso de las especies indias, al conocimiento de las carencias del alma.
    Gracias Daniel por recordar estos aspectos mágicos de los sentidos en lo libros. Blanca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí, Blanca... Estoy encantado de que personas como tú, que disfrutáis los libros tanto como yo, visitéis el blog... No conocía "La señora de las especias", pero lo apuntaré para futuras lecturas. Gracias de nuevo!!

      Eliminar